Estás aquí
MADRE PASEÑA ACUSA A POLICÍAS DE GOLPEARLA EL PASO 

MADRE PASEÑA ACUSA A POLICÍAS DE GOLPEARLA

Una madre de El Paso asegura que fue golpeada brutalmente hasta terminar con la nariz rota por parte de elementos del Departamento de Policía de El Paso (EPPD). Ahora ella y su abogado buscan una compensación y que la Ciudad de El Paso implemente cámaras en los uniformes de la policía.

Se trata de Anna Marie Barnes quien, según su abogado, Randall Kallinen, conducía a casa el pasado mes de agosto pasado desde Urban Air, un centro de entretenimiento para niños, donde su hija celebraba su octavo cumpleaños. Sin embargo, tuvo un pequeño accidente automovilístico.

De acuerdo con un reporte policial, los hechos ocurrieron el pasado 27 de agosto en la cuadra de 1600 N. Oregon.

Según la Policía los agentes fueron enviados a un accidente automovilístico de un solo vehículo en Rim Road y North Stanton. 

“La Central informó que la conductora adulta estaba intoxicada y huyó de la escena. Otras unidades se encontraban en el lugar del accidente y advirtieron que una mujer adulta y 5 niños abandonaron el lugar del accidente a pie hacia Schuster y N. Oregon”, dice el reporte de EPPD.

De acuerdo con Kallinen, fueron los oficiales de la policía de El Paso Oliver Meise y Jeremy I. Frank llegaron al lugar y ambos abordaron a Barnes.

EPPD dijo que Frank y Meise condujeron desde el I -10 hasta Schuster y avisaron que revisarían el área que se les indicó por radio. 

El informe dice que los oficiales entraron en un estacionamiento y encontraron a una mujer que coincidía con la descripción dada por los oficiales en la escena del accidente y 5 niños. 

“Los agentes pidieron que el Cuerpo de Mariscales de Bomberos (FMS) examinaran a las mujeres y los niños. Cuando llegó FMS, los agentes separaron al acusado de los niños y el declarante trató de hablar con la mujer”, el reporte.

Una declaración jurada de EPPD, dice que Barnes se negó a escuchar a los oficiales se resistió.

“El oficial Frank, con la palma de la mano abierta, golpeó el rostro del acusado varias veces para lograr el cumplimiento y efectuar el arresto. La acusada continuó resistiendo ser arrestada hasta el tercer golpe y finalmente dejó de resistir”, dice el informe de EPPD.

El Diario de El Paso solicito una declaración del Departamento de Policía de El Paso, sin embargo, no se obtuvo respuesta.

Empero, un afidávit EPPD, asegura que Barnes, “impidió y obstruyó intencionalmente que una persona que ella sabía que era un oficial del orden público y bajo su dirección efectuara un arresto mediante el uso de la fuerza contra el oficial”, se lee en el informe. 

Asimismo, se sostiene que “no cooperó, usó la fuerza para apartar los brazos de los Oficiales y apartó los brazos de los oficiales con fuerza contra su pecho mientras los Oficiales intentaban esposarla y arrestarla”, según el afidávit.

Según el abogado de la madre de familia, “Frank golpeó a Anna Barnes en la cara rompiéndole la nariz mientras Meise miraba y bloqueaba la vista del Departamento de Bomberos de El Paso en la escena”, dijo Kallinen.

El abogado dijo que ninguno de los oficiales resultó herido, sin embargo, los hijos de Anna estaban muy asustados al escuchar a su madre gritar. 

“Anna ahora necesita una operación para corregir el daño en su rostro”, dijo Kallinen. 

Kallinen dice que, a pesar de la clara evidencia de irregularidades, el Departamento de Asuntos Internos de la Policía de El Paso no ha sancionado a los agentes. 

Además, un juez de una corte federal determinó el año pasado que el Departamento de Policía de El Paso y el Jefe Allen deben ser juzgados por un patrón y práctica de no disciplinar a sus oficiales por fuerza excesiva que resultó en la muerte a tiros de un civil. 

“La policía de El Paso la arrestó por beber y conducir, pero un médico declaró que estaba «clínicamente sobria» y dio respuestas claras. 

Un informe médico del Hospital Las Palmas, obtenido por El Diario de El Paso, asegura que Barnes se encontraba sobria, además de mostrar varias lesiones y fracturas nasales.

“Intacto, clínicamente sobrio. Se examinó al paciente y los signos vitales que mostraban taquicardia. En la presentación se les administró de líquidos intravenosos. Mejorado en la reevaluación, no arrastraba las palabras, respondía todas las preguntas de manera adecuada, estaba clínicamente sobria y demostraba capacidad para tomar decisiones médicas”, dice el reporte médico.

“Fracturas nasales bilaterales levemente desplazadas. No se identifica proceso intracraneal agudo. Discapacidad permanente a largo plazo a corto plazo, amenaza para la vida y la extremidad y posible muerte”, se añade en el reporte.

Según su abogado, El Paso es la única ciudad importante de Texas sin cámaras corporales a pesar de que el alcalde y el Concejo Municipal han discutido el tema muchas 

«Es horrible lo que le pasó a Anna. El Paso necesita cámaras del cuerpo ayer y dignatarios debe ser disciplinado por una fuerza excesiva”, dijo.

“Estamos aquí hoy para pedirle a la ciudad de El Paso que obtenga esas cámaras corporales como cualquier otra ciudad importante. No quieren que el público lo vea, pero a veces tienes que ver las cosas malas para poder mejorar”, añadió. 

Fernando García, director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos (BNHR), aseguró que este caso no es el único que ha sucedido del uso de la fuerza por parte de EPPD.

“No es un caso aislado, es un patrón de conducta y ya dos jueces federales lo planteado. No hay un sistema de rendición de cuentas”, dijo García.

“Estamos pidiendo la ciudad tres cosas: la primera es justicia familias ya inmediatamente y que la Ciudad de El Paso pare de defender a los oficiales que han cometido estas violaciones. Que se implementen mecanismos de rendición de cuentas, incluyendo las cámaras de uniformes y es tiempo de que la Ciudad tome control de la policía de El Paso”, finalizó.

Written by 

Entradas relacionadas

Leave a Comment